SONY
Notas El Proyecto Polinizador: un llamado a la acción

El Proyecto Polinizador: un llamado a la acción

Por Hannah Mather, 12 de agosto, 2022
El Proyecto Polinizador: un llamado a la acción
Foto de Hannah Mather. Sony α6400. Sony 90 mm f/2.8 Macro G. 1/800 seg., f/7.1, ISO 1250

 

La fotógrafa y naturalista Hannah Mather ha centrado su vida y fotografía en los insectos polinizadores (animales que se alimentan del néctar o polen de las flores y durante sus visitas transportan accidentalmente polen de una flor a otra, permitiendo la reproducción de las plantas y la producción de frutos). Incluir estos insectos vitales en conversaciones y planes de acción para la sostenibilidad es fundamental, y Hannah busca inspirar con palabras e imágenes sobre estas criaturas diminutas pero esenciales.

 

 


La Sony Alpha 7 III, la Sony Alpha 6400 y el lente Macro G de 90 mm f/2.8, nos ofrecen una calidad inigualable para darle una mirada increíble a los polinizadores que viven en nuestros patios.


 

Las abejas tienen una asombrosa habilidad para conectarse. Conectan redes de polinización entre plantas que les permiten reproducirse, pero también conectan a la gente. Sus complejas estructuras sociales y comportamientos únicos sorprenderán a cualquiera que tenga la suerte de presenciarlos. Son criaturas fuertes y resistentes, pero al mismo tiempo se tambalean en una delicada cuerda floja contra los impactos del cambio climático, la pérdida de su hábitat y el uso generalizado de pesticidas. Un verdadero reflejo de las complejidades de la naturaleza dentro de pequeños cuerpos que zumban. 

 

Foto de Hannah Mather. Sony α6400. Sony 90 mm f/2.8 Macro G. 1/800 seg., f/7.1, ISO 3200

 

Los insectos me han fascinado desde que era niña. Pasé muchas horas frente a la colmena de observación de abejas melíferas en el museo que frecuentaba mi familia, y donde yo le contaba, a cualquier persona que se acercara lo suficiente para escucharlo, todo lo que sabía sobre estas abejas. Siempre estuvo en mi lista de deseos tener mis propias colmenas, aunque por un tiempo, sueños más realistas y expectativas académicas impusieron su prioridad. Cuando finalmente surgió la oportunidad, fue como encontrarse con un viejo amigo. Las abejas han cambiado mi perspectiva y mi vida y compartir las lecciones que me han enseñado, con la ayuda de la macrofotografía, se ha convertido en mi pasión.

 

Hannah Mather.

 

El mundo de las abejas me abrió los ojos a las innumerables interacciones entre plantas y animales de las que dependen nuestros ecosistemas, y me sorprendió darme cuenta de cuántos de nosotros ignoramos por completo que día a día, sus vidas penden de un hilo, al igual que tantos otros asombrosos polinizadores que enfrentan el mismo destino. La abeja melífera es solo una de las más de 20.000 especies de abejas, y las abejas ni siquiera son las únicas polinizadoras.

 

Foto de Hannah Mather. Sony α6400. Sony 90 mm f/2.8 Macro G. 1/500 seg., f/7.1, ISO 2500

 

Hay mariposas, polillas, escarabajos, moscas, incluso algunos murciélagos y aves, entre los más importantes. Muchas de estas especies evolucionaron junto con plantas específicas, sus ciclos de vida están tan entrelazados que dependen unos de otros para cada paso del camino. A medida que estos ciclos se rompen, ya sea por la poda de plantas, la fumigación de insectos o la fragmentación de las redes de migración, corremos el riesgo de sufrir enormes pérdidas de biodiversidad en toda la cadena alimentaria.

 

 

Los insectos polinizan las plantas, de lo que dependen tanto los humanos como los animales, pero también son alimento para depredadores más grandes. Las acciones que podemos hacer para ayudar a los polinizadores ayudan directamente a la conservación de toda la vida silvestre. Desafortunadamente, considerando su gran impacto, las interacciones entre insectos son un campo poco financiado, poco investigado y poco apreciado. Incluso con datos concretos y el reconocimiento de que cumplen con los criterios de especies en peligro de extinción, los insectos no suelen ser priorizados para su protección, como es el caso de la mariposa monarca, especie protegida por una legislación especial (FWS Monarch Statement).

 

 

Afortunadamente, todavía hay mucho que podemos hacer desde nuestra casa para cambiar el destino de los polinizadores. Los simples cambios de mentalidad hacia la forma en que componemos nuestro paisajismo tienen un impacto enorme y tangible. Cuando elegimos utilizar especies de flores silvestres nativas y ricas en néctar, en lugar de nuestros céspedes cortados estériles y plantas de paisajismo importadas, a menudo invasivas, no solo proporcionamos hábitat y alimento para la vida silvestre, sino que también reducimos el uso de agua y aumentamos la absorción de carbono. Así sea en nuestro jardín, una maceta pequeña en el alféizar de una ventana, o simplemente malas hierbas que crecen al borde de la carretera, la naturaleza zumba a nuestro alrededor en muchas formas. Si uno se detiene apenas unos segundos a observar la naturaleza circundante, seguro encuentra algo que valga la pena proteger. 

 

Está en nuestra naturaleza temer lo que no entendemos, mientras que luchamos ferozmente para proteger todo lo que hacemos, por eso el conservacionismo debe empezar por notar y aprender sobre nuestros polinizadores locales. 

 

 

Los siguientes son solo algunos de los polinizadores que se encuentran en mi propia casa. ¡Imagina lo que podría estar cerca de ti! 

 

 

Abejas

Abeja europea, Apis mellifera 

Siendo el polinizador por excelencia de la agricultura, las abejas son las primeras que vienen a la mente. Las abejas son polinizadores generales, lo que significa que puedes encontrarlas en una amplia variedad de flores. Sus favoritos tienden a ser árboles y arbustos en flor donde pueden sacar el máximo provecho de su trabajo con muchas flores en un espacio pequeño. Si encuentras grupos de flores, ¡probablemente haya abejas alrededor!

 

Foto de Hannah Mather.

 

Las abejas tienen una estructura social compleja que les permite crear colonias densamente pobladas. ¡Una colmena grande, durante la temporada alta, puede contener más de 60,000 abejas! Con sus grandes poblaciones y su bien establecida historia de domesticación, las abejas melíferas se han ganado un papel muy importante en la agricultura moderna. 

 


Uno podría pensar que la miel que producen es lo que los hace tan valiosos, pero son los servicios de polinización los que forman la mayor parte de su impacto económico en los Estados Unidos. La polinización de insectos contribuye con más de 20 mil millones de dólares a la economía de los EE. UU. cada año, las abejas aumentan el rendimiento de los cultivos, por lo que los agricultores contratan apicultores comerciales con entusiasmo para traer colonias a sus granjas durante los tiempos de floración. Esta compleja relación ha llevado a una industria de apicultores migratorios que viajan por el país de un cultivo a otro en números alucinantes. El evento de polinización más grande de todos es la floración de los almendros, con más de 2 millones de colmenas traídas a California por camión cada febrero. Eso es casi el 75% de todas las colmenas manejadas en el país. 

 

Foto de Hannah Mather. Sony α7 III. Sony 90 mm f/2.8 Macro G. 1/320 seg., f/7.1, ISO 640.

 

Si bien la necesidad de abejas es clara y comprobada, puede ser más compleja de lo que parece. Muchas personas se sorprenden al descubrir que las abejas no son nativas de América del Norte, sino que fueron importadas de Europa en el siglo XVIII. Entonces, ¿nuestra dependencia de las abejas melíferas en la agricultura quizás está llenando un vacío dejado por prácticas insostenibles que han agotado nuestras poblaciones nativas de polinizadores? Las consecuencias del uso generalizado de pesticidas, la pérdida de hábitat y el cambio climático han llevado a disminuciones alarmantes en muchas especies que sugieren que, probablemente, es así.

 

Foto de Hannah Mather. Sony α6400. Macro Sony 30mm f/3.5. 1/400 seg., f/5.6, ISO 400.

 

Si bien las abejas melíferas enfrentan los mismos factores estresantes, tienen la ventaja de tener la intervención humana de su lado. Las otras miles de especies de abejas nativas están abandonadas a su suerte. 

 

 

Abeja halíctida verde metálico, Agapostemon splendans

Una de mis abejas nativas favoritas es la abeja halíctida de color verde metálico. Hay alrededor de 40 especies diferentes que entran en esta categoría, la que se muestran aquí es una Agapostemon splendans. Estas abejas son importantes polinizadores de flores silvestres, frutas con hueso, girasoles y alfalfa. Forman parte del 70% de todas las abejas que construyen sus nidos bajo tierra. Al considerar la conservación de los polinizadores, ten en cuenta todas las partes de su ciclo de vida y deja partes del suelo y áreas sin labrar, donde puedan depositar a las próximas generaciones.

 

Foto de Hannah Mather. Sony α7 III. Sony 90 mm f/2.8 Macro G. 1/1000 seg., f/3.5, ISO 100

 

Estas abejas son ligeramente más pequeñas que las abejas melíferas y mucho más rápidas. El macho y la hembra se distinguen fácilmente entre sí por la diferente coloración del abdomen. Para obtener una buena toma de estas, hay que buscar el grupo de flores silvestres donde estén y ponerse cómodo. Después de observar un poco, notarás patrones de las flores en las que se detienen repetidamente. Concéntrate en una de esas y espera pacientemente la toma perfecta.

 

Foto de Hannah Mather. Sony α7 III. Sony 90 mm f/2.8 Macro G. 1/1000 seg., f/4.5, ISO 320.

 

 

Abeja carpintera del sur, Xylocopa micans

Las abejas carpinteras son unas de las más incomprendidas de nuestras amigas voladoras. A menudo consideradas como plaga, ¡en realidad son importantes polinizadores! De manera similar a los abejorros, pueden usar la “polinización por zumbido” para ayudar a las flores con necesidades específicas a liberar su polen. Los cultivos alimentarios que dependen de la polinización por zumbido incluyen tomates, berenjenas, arándanos y más.

 

Foto de Hannah Mather. Sony α6400. Sony 90 mm f/2.8 Macro G. 1/800 seg., f/7.1, ISO 1250.

 

Debido a sus hábitos, es más probable que te encuentres accidentalmente con los machos, que a pesar de su gran tamaño y apariencia intimidante, ¡no tienen aguijones en absoluto! Estos gentiles gigantes tienden a ser territoriales y, a menudo, asustan a las personas al “golpearlas” cuando se acercan demasiado al nido de su hembra. Sin embargo, todos ladran y no muerden, por lo que alejarse es todo lo que hay que hacer. Si bien las hembras más escurridizas tienen aguijones, sus picaduras son raras y, por lo general, solo ocurren mientras se las manipula.

 

Algunas especies pueden convertirse ocasionalmente en una molestia menor si eligen un sitio de anidación inconveniente, pero afortunadamente hay algunas soluciones fáciles que no las dañarán. Dado que prefieren la madera seca/sin tratar, pintar cualquier cosa que desee proteger y dejar una pequeña pila de restos de madera en algún lugar cercano suele ser suficiente para vivir en armonía. Si todo lo demás falla, un simple carillón de viento debería ser un truco para que se vayan, ¡ya que odian las vibraciones!

 

Foto de Hannah Mather. Sony α6400. Sony 90 mm f/2.8 Macro G. 1/1250 seg., f/4.5, ISO 500.

 

Las abejas se consideran los polinizadores más eficientes, ¡pero no son los únicos insectos con poder floral! Cuando plantes para polinizadores, también serás recompensado con un asiento en primera fila para el más convencionalmente bello de todos los insectos, las mariposas.

 

 

Mariposas

Las mariposas son famosas por su dramática metamorfosis de oruga larvaria a hermosa adulta voladora, pero ¿cuántas personas podrían identificar la etapa larval de sus favoritas? En esta etapa de larva/oruga es cuando las mariposas son más vulnerables, ya sea por pesticidas, enfermedades o depredadores. Solo un porcentaje muy pequeño llegará a la edad adulta. El secreto para traer mariposas a su jardín, además de plantar flores ricas en néctar, es cultivar especies de plantas anfitrionas de larvas donde puedan comer y crecer de manera segura. 

 

Una de las plantas anfitrionas más importantes en el estado Florida es la enredadera de pasiflora o parchita, que además de las flores llamativas, también proporciona alimento para las larvas de la cebra de alas largas y la speyeria del golfo.

 

Speyeria del golfo, Agraulis vanillae

Foto de Hannah Mather. Sony α6400. Sony 90 mm f/2.8 Macro G. 1/640 seg., f/5.6, ISO 800.

 

Foto de Hannah Mather. Sony α7 III. Sony 100-400 mm f/4.5-5.6 G Maestro. 1/1600 seg., f/7.1, ISO 1250.

 

 

Cebra de alas largas, Heliconius charithonia

La cebra de alas largas es la mariposa del estado Florida, y son únicas en algunos aspectos dignos de mención. Si bien la mayoría de las mariposas adultas solo se alimentan de néctar (el líquido dulce y azucarado que se encuentra dentro de las flores), las cebras de alas largas también pueden consumir polen rico en proteínas al disolverlo en su saliva. Puede que esto no suene como un gran problema, pero este cambio en la dieta les permite vivir vidas mucho más largas que sus familiares. También son muy inteligentes, toman las mismas rutas de alimentación todos los días y regresan a posarse en grupos por la noche, ¡donde incluso tienen un orden social y una jerarquía!

 

Foto de Hannah Mather.
Foto de Hannah Mather. Sony α7 III. Sony 90 mm f/2.8 Macro G. 1/200 seg., f/4.5, ISO 800.
Foto de Hannah Mather. Sony α7 III. Sony 90 mm f/2.8 Macro G. 1/2500 seg., f/2.8, ISO 320.

 

Las hembras ponen sus huevos en grupos en los brotes más nuevos de las enredaderas. Cuando las orugas emerjan, comenzarán siendo oscuras y, a medida que crezcan, se volverán de un blanco llamativo con rayas negras. Cuando hayan madurado, buscarán un lugar protegido debajo de una hoja o rama y tejerán un ancla de seda para sostenerlos mientras se transforman a la siguiente fase, una crisálida. Lo hacen instintivamente despojándose de su exoesqueleto, revelando su nuevo cuerpo debajo. En el transcurso de unas pocas horas, su nuevo exoesqueleto los endurecerá y los protegerá a medida que completan su próxima transformación en los próximos días y semanas.

 

 

Mariposa monarca, Danaus plexippus

Las mariposas monarca, con sus famosas largas migraciones, son una mariposa icónica en América del Norte. Desafortunadamente, también son de las especies que corren mayor riesgo de extinción.

 

Foto de Hannah Mather. Sony α7 III. Sony 90 mm f/2.8 Macro G. 1/250 seg., f/6.3, ISO 800.

 

Debido a que cubren un territorio tan amplio para sus migraciones, se ven particularmente afectadas por la fragmentación del hábitat. Los lugares en los que solían detenerse en busca de sustento en el camino están desapareciendo, junto con algunas especies nativas de plantas de las que dependen sus larvas como las asclepias, comúnmente conocida como algodoncillo. 

 

Las plantas de algodoncillo son el único huésped de las orugas de la monarca. La mariposa hembra pondrá sus huevos en la parte inferior de las hojas, y la oruga eclosionará, comerá y crecerá en tamaño, acumulando toxinas específicas del algodoncillo durante el proceso que luego ayudan a protegerlos de los depredadores. 

 

Cuando se hayan saciado de algodoncillo, formarán su crisálida. Comenzarán con un verde brillante y reflectante que los ocultará bien entre las hojas y se oscurecerán gradualmente durante las próximas una o dos semanas. Justo antes de que emerjan, la crisálida será casi transparente con las nuevas alas visibles justo debajo de la superficie.

 

Foto de Hannah Mather. Sony α7 III. Sony 90 mm f/2.8 Macro G. 1/125 seg., f/6.3, ISO 3200.

Cuando emergen como adultos, sus alas son blandas, húmedas y arrugadas. Lo primero que deben hacer es bombear líquido desde su abdomen hacia las alas para ayudarlas a expandirse. Una vez inflada y seca, un proceso que puede llevar varias horas, la mariposa estará lista para volar en busca de néctar y pareja. 

 

 

Reflexiones finales: Da el siguiente paso para proteger

Mi esperanza con este proyecto es que las personas desarrollen curiosidad y respeto por las cosas que hemos sido condicionados a ignorar o temer durante tanto tiempo. Por lo menos, espero que estas historias y fotos hagan que la gente se detenga un poco más en el próximo montón de césped descuidado por el que pase, y se dé cuenta de la cantidad de flores silvestres que hay en y en la vida que sustentan. Hay tanta belleza en todas estas pequeñas interacciones que juntas crean un gran impacto. El primer paso es simplemente notar, el siguiente es proteger.

 

*La disponibilidad de los productos aquí mostrados varía entre localidades. Para más información de su existencia por favor ingresa al Website de Sony de tu país.

Equipos utilizados

Recibe las últimas noticias del mundo Alpha

Haciendo click en suscríbete ahora aceptas las Políticas de Privacidad de SONY LATIN AMERICA, INC.
¿Qué deseas encontrar?